es  |  ca  |  en

FAMILIA

Espelt es nuestro apellido. Todos nuestros antepasados se dedicaban a la viña y el olivo, los cultivos más agradecidos en los “Terraprims” de los que procedemos. Lluís y Quimeta ya eran viticultores reconocidos cuando decidieron construir la bodega en el año 2000. Su hijo Damià, agrónomo de formación, la impulsó y tomó muchas de las decisiones importantes que nos dan forma. Anna, bióloga y enóloga, decidió dedicarse a la viticultura y la enología. Ahora dirige la bodega con rumbo firme. Tres generaciones. Cuando vengáis a vernos es muy probable que os encontréis con la abuela Quimeta en la tienda, o con Anna, que va y viene de las viñas o regresa de dar vueltas por el mundo, dando a conocer el esfuerzo de toda una familia.

EMPORDÀ

Un anfiteatro sobre el Mediterráneo, resguardado por los Pirineos, que se transforma con el paso de las estaciones: En invierno, raramente llega la mágica y silenciosa sorpresa de la nieve. En primavera, los verdes son tiernos y suaves. En verano, todo se tiñe de una luz dulce, como tocada de color melocotón. En septiembre, las viñas del Empordà son de un gris dorado, elegantísimo. Y cada vendimia, expresa este ciclo perfecto de la tierra…

TRAMONTANA

De todos los vientos que sacuden los racimos de uva de esta tierra, el más poderoso es la Tramontana. Un viento de tierra, impetuoso, inclemente y tenaz, que a veces dura hasta una semana y que, cuando llega, nos oprime y cuando se va, nos libera. Se le considera responsable de la extraña fuerza del paisaje del Empordà y del arrebato o la Rauxa de sus gentes. Nuestros vinos, como nosotros mismos, están tocados por la Tramontana. La viña la quiere cuando la seca después de la lluvia, y la odia cuando rompe racimos, hojas y brotes.

SAULÓ Y PIZARRA

Vivimos donde los Pirineos van a morir al mar, en el Cap de Creus, tierra formada por pizarras con parches de granito. Tenemos viñas en ambos tipos de suelo y cada uno aporta su propio carácter. Los suelos de Saulò, un suelo arenoso, que procede de la meteorización del granito, dan vinos frescos, elegantes y fáciles de beber. La pizarra es responsable de vinos más maduros, tánicos y poderosos.

RAUXA (ARREBATO)

Dicen del Empordà que es un país de lunáticos y arrebatados. Un país donde la Rauxa o el arrebato, domina el carácter de sus gentes. Este rasgo ha hecho que plantemos viñas en esta tierra dura de pelar, que busquemos el entorno preciso al lado del Cap de Creus, donde las cepas crecen contemplando un paisaje de gran belleza. De estos arrebatos y de esta belleza sale un vino que, por fuerza, transmite carácter, poesía y calidad.

UVA

Creemos en la capacidad de la uva para expresar con precisión su origen y por eso nos centramos sobre todo en el cultivo de variedades autóctonas mediterráneas y ampurdanesas: garnachas (lledoner blanc, lledoner negre, lledoner gris), cariñena, monastrell, syrah, macabeo (viura) y moscatel.

VITICULTORES

Nuestra vocación es el campo. El amor a la tierra está en el origen de nuestro trabajo. De ese amor hemos obtenido la certeza de que no se puede ir contra la naturaleza ni tratar de modificarla. Sólo se puede sacar el máximo partido a la tierra manteniendo su equilibrio y ecosistema. Hay que saber qué hacer en el momento de plantar, cómo abonar, qué sistema de poda emplear, cuál es el momento justo de la vendimia… Nuestro futuro pasa por el cultivo ecológico porque el vino se hace en la viña. Esa es la mayor sabiduría del viticultor.

GENIO

Una acepción de genio es carácter, energía. Otra es la facultad de crear o inventar cosas nuevas o admirables. Y carácter y energía se emplean para sacar el máximo partido a la tierra y para crear nuevos vinos, llenos de matices, de expresión, capaces de transmitir emoción, de llegar al corazón, de mantenerse en el recuerdo. Vinos con genio que siguen la estela de genios como Dalí o Pla, con incuestionable DO Empordà.

BODEGA

Lo primero que vemos al despertar desde la masía son las viñas y la bodega. Como una extensión de nuestra casa. Nuestra bodega es un lugar de tránsito entre la viña y la botella. Nuestro mayor empeño es dejar que los vinos hablen del terruño: del suelo de sauló y pizarra, de la tremenda Tramontana, de Lledoner y Carinyena… Queremos transmitir la esencia del Ampurdán, haciendo buenos vinos que hagan pensar y arranquen sonrisas. Nos gusta considerar a Espelt como un lugar de acogida y de transmisión del arte y la cultura de esta esquina del mundo

VINO

Nosotros sólo dejamos hablar a las uvas, procuramos no intervenir más allá de lo necesario. Hacemos vinos para que inspiren e inviten a tomar una segunda copa.

DIVINO

Los dioses que aquí se han venerado siempre han amado el vino. Aquellos primeros dioses griegos intercedieron para que las cepas arraigaran. Los romanos pidieron a sus dioses los mejores augurios para sus cosechas. El dios de los monjes del monasterio de Sant Pere de Rodes les otorgó sabiduría para cultivar la viña. A través de los siglos, ni bárbaros, ni árabes, ni piratas turcos, ni la devastadora filoxera han vencido ese designio divino que hoy seguimos acatando.

×
Volver arriba